Más preciado – Autora: Cristina Castella

Desde la Cruz me miras, mi Dios crucificado,

me miras y sonríes, tu dolor no es amargo.

Tu sonrisa esbozada de dulzura sin par,

Me conmueve, Diosito, me conmueve a llorar…

 

Mis lágrimas de acero, mis lágrimas de hiel,

No son lágrimas puras, no, pero sin embargo a Él

Le valen como si estuvieran hechas de nata, turrón y miel.

 

¡Oh, Diosito que en la Cruz sonríes, que me tiendes tu mano!

Este dolor de acá adentro te ofrezco, es lo poco que tengo,

Pero sin embargo, sé que para ti es más que el oro de arabia, más preciado.

 

Autora: Cristina Castella

About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: