Amigo, que no comprendes

Amigo, que no comprendes

Amigo, y más que amigo, hermano,

mas no ofendas cuanto amo, mas no ignores cuanto digo.

Lejano, a veces, pero nunca enemigo,

aunque ofendas lo que amo, aunque ignores cuanto aspiro.

Contrario eres, o ignorante, de cuanto llevo en mí vivido,

por eso ofendes lo que hago y no comprendes cuanto digo.

Mas lo que no conoces es que te amo y te llamo amigo,

aunque odies cuanto amo y no vivas lo que vivo.

 
Autora: Susana 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: