«Acepta a Jesucristo» – Autor: José Luís Alonso, oar

El Amor con mayúscula.
El amor de verdad,
Es una persona: Jesús.
Dios te ama, dándose a sí mismo, dándote a Jesucristo.
El amor personificado es Jesucristo.
Si Dios te da la prueba de amor más elocuente y convincente, te regala su propio ser: a Jesús, tu única respuesta sólo puede ser: aceptarlo y hacerlo vida tuya.
“El único trabajo que Dios quiere de ti es que aceptes al que él ha enviado”.
Cuando aceptas, libre y voluntariamente a Jesús, es cuando comienzas a dejarte amar por Dios.
Si Jesucristo vive en ti, es verdad que el amor de Dios está dentro de ti.
Cuando aceptas el amor de Dios, haces la decisión más maravillosa y decisiva de toda tu vida.
Permite a Jesucristo que te enseñe:
– a pensar con los criterios de Dios,
– a vivir en la verdad y en el amor,
– a ser tú mismo, a dar lo mejor de ti a los demás.
Al dejarte amar por Dios, o lo que es lo mismo, poseer por Jesucristo, es cuando eres tú mismo, te humanizas, te divinizas y sabes vivir de verdad. Amas de verdad.
Si te apoyas en ti mismo, te apagas, te debilitas, te rebajas y acabas contigo mismo.
Sólo el que lo es todo, puede dar consistencia y solidez perdurable a tu existencia.
Por esta razón, Dios te pide que aceptes a Jesucristo, para que, de esta manera, puedas eternizarte, liberarte de tu inestabilidad, de lo que te ata, de tu propia vaciedad.
El amor de Dios es el que te hace señor de ti mismo, te da la verdadera grandeza, te hace disfrutar de la auténtica libertad.
Sólo Jesucristo, el amor personificado de Dios, puede hacer que tú seas tú, que descubras el misterio de amor que eres, y llegues a conseguir tu propia plenitud.
Sólo Jesús te puede llenar, colmar todas tus aspiraciones con su amor, enseñándote a amar.
Te quieres bien a ti mismo, si aceptas a Jesucristo en tu existencia.
Te perjudicas y te condenas a no ser tú mismo, si rechazas a Jesucristo, el amor que Dios te ofrece.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: