¡Él es toda mi vida!

Cantada por: La buena Hermana Nancy, de la orden de Carmelitas Descalzas de Monterrey.

“Mi Amado es para mi, y yo soy para mi Amado”

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: