Miriam Aire

Deslizando por el paisaje
viste soles lagrimeados,
fulgores de terciopelo
que tejían colores encantados.

Y aleteos de sonrisas
acariciaron tu mirada;
púrpura de amor
que entre ecos se arropaba…

Forastero del efímero tiempo
Que viviendo luchas y luchando escuchas
Alza tus sencillos ideales
Y viértelos en la Morada do serán inmortales

Pompa de aroma
tibio solaz…
alma callada
que vive en paz.

Virtudes de algodón; bellas flores de sentidos
que derramándose por el camino
esparcidas el viento las abraza;
Regalos de un Dios divino

Pues no son éstas, palabras de papel
y sólo letras almidonadas
¡Aquende todo es por Él!
Pintor de cuantas cosas creadas.

Autora: Miriam Aire

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: