Todo se “reduce” a Dios – Autor: Francisco Javier R. S.

Todo se “reduce” a Dios

Es un hecho bastante significativo el pensar que todas las relaciones sociales humanas y para generalizar a un más, todo lo humano; se reduce a las tres ideas siguientes: padre, madre e hijo/a. Si estás aquí en este mundo es porque has tenido un padre y una madre por lo que siempre eres hijo o hija de una pareja; y si has engendrado vida, serás un padre o una madre.

¿Y qué sucede con el plano espiritual? Podríamos hacer la misma analogía y decir que todo se reduce a Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo), a una madre, Santa María; y a un hijo (cada uno de nosotros). Es una idea bastante hermosa, aunque: ¿completa? 

Para llegar a alguna conclusión podemos claramente decir que toda la Tradición de la Iglesia y toda la Escritura puede reducirse a una sola palabra: Amor.  Y si Dios es Amor, entonces todo puede reducirse a Dios… ¿Reducirse?

Más bien ampliarse. Dios es TODO y querer reducir los esquemas espirituales a Dios, es un absurdo, porque todo se comprende en Dios; todo se amplía a Dios… TODO… Plano humano… plano espiritual…

Dios es la única simplificación que se magnifica hasta imbuirlo todo de Él y no se empequeñece ni un solo ápice…

Autor: Francisco Javier R. S.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: