Posted in Discernimiento a Citas Célebres. Por Francisco Javier R. S. on junio 15, 2009 by condiosdelante

“Ten paciencia con todas las cosas, pero sobre todo contigo mismo.” (San Francisco de Sales).

Nosotros mismos somos el principal obstáculo en nuestro camino. Somos seres limitados y con un cierto número de dones; somos lo que somos y ¡por algo hemos sido hechos así!

¡Paciencia!

El que no tiene paciencia con algo, poco a poco empieza a distanciarse de ese algo que se la roba; puesto que mientras más permanezca cerca de ahí, menos lo repeta y menos lo ama y si llega a no amarlo, lo abandonará para siempre.

¡Paciencia!

¿Acaso se puede uno abandonar a sí mismo? Por supuesto que no… Por eso el que no tiene paciencia consigo, al final pierde todo el amor hacia sí y entonces comienza a no soportarse, a convertirse en un estorbo en su propio discurrir en la vida, nada que hace le satisface y nada sale bien… La falta de Caridad hacia uno mismo es la ausencia de Paciencia; y quien no se ama no es capaz de amar a los demás porque no se puede dar lo que no se tiene… “Ama al prójimo como a ti mismo”.

¡Paciencia!

Discernido por: Francisco Javier R. S.

Corpus Christi – Autor: Francisco Javier R. S.

Posted in Reflexiones - Autor: Francisco Javier R. S. on junio 15, 2009 by condiosdelante

¿Está verdaderamente Cristo presente en la Sagrada Hostia (transustanciación)? ¿Lo está sólo en parte, mitad pan y mitad Cristo (consustanciación)? ¿O es simplemente un mero acto simbólico como recuerdo suyo?

Para analizarlo, no tenemos más que usar uno de los preceptos de Martín Lutero que tanto bien y tanto servicio hace a la Iglesia Católica: “Sola Scriptura”.

En castellano:

“Y les dijo: -Ardientemente he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer […] Y tomando pan, dio gracias, lo partió y se lo dio diciendo: Esto es mi cuerpo, que es entregado por vosotros. Haced esto en conmmemoriación mía”. [Lc 22, 15-20]

En latín (para no perder de vista el original):

15 Et ait illis:  Desiderio desideravi hoc Pascha manducare vobiscum, antequam patiar.
19 Et accepto pane, gratias egit et fregit et dedit eis dicens: “ Hoc est corpus meum, quod pro vobis datur. Hoc facite in meam commemorationem ”.

De este modo podemos rechazar inmediatamente la opción intermedia, la “consustanciación”, porque siguiendo las palabras de Cristo, y aplicando el precepto mismo que usó Lutero podemos leer: “Esto es mi cuerpo”; y en absoluto: “Esto es pan y además mi cuerpo”.

Pero vemos que Cristo dice: “Haced esto en conmemoriación mía”; entonces, ¿debemos concluir que la Eucaristía es un mero acto simbólico? No si aplicamos correctamente el “Sola Scriptura”… Cristo dice: “Haced esto”… ¿El qué? Pues lo mismo que acaba de hacer él, consagrar el pan y transformarlo en su cuerpo y añade: “en conmemoriación mía”… ¡Pero ahí encontramos la diferencia! Cristo no dijo: “Haced esto como conmemoración mía (como acto simbólico); sino: “Haced esto en conmemoración mía (como celebración)”.

Y es que para los católicos la Eucaristía es un recuerdo vivo de Cristo… ¡Porque es su Cuerpo!… No se trata de una simple presencia espiritual… ¡Es pura celebración! ¡Pura fiesta! ¡Cristo con y en nosotros! Y lo que es más… Tanto nos amó, que Él mismo quiso que esto fuera así siempre y para siempre: “Tomad y comed todos de Él”, ¡¡¡“Haced esto” !!!

Dios conoce perfectamente nuestras debilidades, sabe lo agarrados que estamos al mundo de los sentidos: necesitamos ver, tocar, sentir… Dios desde siempre ha encontrado morada en nuestros corazones; pero lo más maravilloso de todo, es que se nos ha regalado para que siempre, siempre y siempre que necesitemos podamos verlo, tocarlo… y sentir como el Amor siempre vuelve a nosotros… siempre va a nosotros… siempre se da a nosotros… siempre está en nosotros…

La clave de la Confesión – Autor: Francisco Javier R. S.

Posted in Reflexiones - Autor: Francisco Javier R. S. on junio 15, 2009 by condiosdelante

¿Por qué esperar hasta el final del escrito para revelar el misterio? La clave de la Confesión es el arrepentimiento. Sin arrepentimiento, por muy buenas intenciones que se tenga al confesar, esa confesión no tiene validez para el alma.

Pensemos en Cristo:

“No penséis que he venido a abolir la Ley o los Profetas; no he venido a abolirlos sino a darles su plenitud.” [Mt 5, 17].

El pueblo judío de los tiempos de Jesús, era un pueblo que aplicaba la ley estrictamente, ni una sola coma debía dejar de cumplirse duramente, aunque fuese en perjuicio y detrimento de la Caridad. Pero: ¿qué olvidaron? Olvidaron que Dios es Amor, Bondad, Misericordia… Cristo no vino a abolir la ley, sino a darle su pleno significado: la ley no es materialismo ni dogmatismos estrictos ni sacrificios, la ley es espíritu, parte del corazón y es misericordia.

El que acude a confesar sin arrepentirse de sus pecados, es porque sabe que ha pecado, pero no siente en su corazón el arrepentimiento, simplemente hace como hacían los fariseos: leían que mandamiento habían incumplido y pedían “perdón” a Dios. Pero si se acude a confesar, al sacratísimo sacramento de la confesión, sin arrepentimiento; el perdón de los pecados no aprovecha, puesto que aunque se perdonan los pecados, queda un poso maligno en el alma, un poso que está intrínsecamente ligado al pecado y al corazón… Y esa alma, volverá a caer… Y quizás más fuerte…

El que acude a confesar con pleno arrepentimiento recibe inmediatamente, no solo el perdón de los pecados, sino un poso benigno (que desaparecerá plenamente con las indulgencias) y que no será otra cosa que ayuda y fuerza para el hombre en su lucha por la santidad; puesto que el corazón está limpio.

No se puede olvidar un último aspecto y es la importancia del sabernos ¡amados por Dios! Dios se complace enormemente de los hijos que acuden a confesarse arrepentidos de sus pecados hayan sido lo graves que sean; pero muchas veces el hombre, volviendo a lo anterior, aplicando tan estrictamente la ley, se crea a sí mismo una apariencia de horror por el pecado cometido… ¡Olvidando que Dios es absoluta Comprensión!… Todo pecado de debilidad humana es comprendido por Dios si en el alma herida hay voluntad de cambio y deseo de mejorar… ¡Dios nos ama tanto! ¡Dios nos perdona tanto! Por eso en esos momentos cuando acudimos a confesarnos aterrorizados por nuestros pecados… El corazón nos arde… Porque sentimos como  Dios nos dice que ya nos había comprendido… y como nos ama a pesar de nuestras debilidades… Y sobre todo… como le agrada que su hijo acuda a su regazo ante cualquier miedo aunque ya se sintiese complacido al vernos enmendar nuestro error…

Autor: Francisco Javier R. S.

Posted in Discernimiento a Citas Célebres. Por Francisco Javier R. S. on junio 10, 2009 by condiosdelante

“Igual que el aire para la vida biológica, es el Espíritu Santo para la vida espiritual; e igual que existe una contaminación atmosférica que envenena el ambiente y los seres vivos, igual existe una contaminación del corazón y del espíritu que mortifica y envenena la existencia espiritual.”

El Espíritu Santo…

Aire que nos da la Vida…Fuego que nos purifica el alma…Agua que nos lava la suciedad de nuestro pecado…Tierra Buena que asienta la Semilla de la Palabra de Dios…

Elementos que necesitan de la Gracia, o si no se pudren y se contaminan. Nada puede subsistir donde el pecado mancha: allí la tierra no produce, el agua no riega, el fuego no limpia y el aire no refresca… Nada puede subsistir… ¿Nada? Sólo su Eterna Misericordia… Solo su Infinita Bondad… Solo la Auténtica Tierra, el Auténtico Aire, el Auténtico Agua y el Auténtico Fuego; que nos son enviados por Él, con Él y gracias a Él… ¿Para qué?

Para que nos salvemos…


Discernido por: Francisco Javier R. S.

Posted in Discernimiento a Citas Célebres. Por Francisco Javier R. S. on junio 8, 2009 by condiosdelante

“Los ojos no pueden ver bien a Dios, sino a través de lágrimas.” (Víctor Hugo)

 

Sí, solo a través de lágrimas podemos ver a Dios.

 Mirar hacia Dios en la Cruz con lágrimas; con las mismas lágrimas que miraban Nuestra Madre , las santas mujeres y San Juan. El extremo dolor de ver a Cristo sufriendo sangrante y agonizante…

Mirar hacia Dios en la Cruz con lágrimas de gozo y alegría infinitas… porque por Él, hemos ganado la Vida…

Así le vemos perfectamente y no hay duda de que cada una de esas lágrimas enjuagan nuestro corazón… Mirad la Cruz… Allí se aprende a Amar.


Discernido por: Francisco Javier R. S

El Celibato – Autor: Francisco Javier R. S.

Posted in Reflexiones - Autor: Francisco Javier R. S. on junio 1, 2009 by condiosdelante


Cada día saltan a la palestra informativa voces clamando la revocación del celibato, como si fuera una imposición que hubiese hecho la Iglesia en tal siglo o en tal otro y que impide la libertad en la naturaleza humana que no es otra que la procreación…

Pero, ¿se trata de una imposición? Recordemos las palabras de Cristo:

Los discípulos le dijeron: <<Si tal es la condición del hombre con respecto a su mujer, no conviene casarse>>. Pero él les dijo: <<No todos comprenden esta doctrina, sino aquellos a quienes les es concedido. Porque hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, los hay que fueron hechos por los hombres y los hay que a sí mismo se hicieron tales por el reino de Dios. ¡El que sea capaz de hacer esto que lo haga!>>.

¡Sí!… No todo el mundo puede hacerlo… Sólo la vocación sacerdotal pura que se hace por Amor a Dios y que cuenta con el Espíritu para no caer… ¡Pero no es una imposición! Es una elección: “¡El que sea capaz de hacer esto que lo haga!”. Nadie es obligado si no es capaz, por eso el que haya confundido su vocación y se haya hecho sacerdote, no tiene por qué continuar ahí si esa no es su vocación y que se case santamente y cumpla su vocación de dar hijos de carne a Dios. Dios entiende la debilidad de sus hijos, y ¡más si no tienen la vocación de dar hijos espirituales! Por eso Dios siempre nos perdona todos los errores que hayamos podido tener, incluso que nos hayamos equivocado en nuestro discernimiento vocacional no condiciona que no podamos arrepentirnos y retomar el camino de nuestra vocación, puesto que si tenemos otra vocación y la ocultamos en otra, estamos siendo infieles a lo que Dios nos ha dado (y ser infiel a Dios, es mucho peor que humildemente pedirle perdón por nuestros errores…)

 

Hay algunos que se equivocan mucho pues dicen: “Nadie puede evitar las relaciones sexuales, somos como los animales: es imposible”. Pero no piensan en que hay algo más grande que el amor carnal y humano… ¡El Amor de Dios!… Decir esto qué dicen es como decir que el hombre y la mujer no pueden ser capaces de ser fieles a sus parejas, puesto que los animales no lo son… ¿No lo son? Existe el “pato mandarín” que es fiel a su pareja para toda la vida, aunque hayan emigrado a cientos de kilómetros de distancia cada uno, cuando vuelven a encontrarse, ¡no se olvidan!… ¡Qué bonito ejemplo nos ha puesto Dios en la naturaleza! ¿Y no es el hombre más grande, en todos los sentidos, que un pato? ¿Acaso no puede hacer lo mismo?

Pienso que el problema está en una confusión… Piensan que “evitar las relaciones sexuales”, no es solo evitar el acto, sino también la tentación… ¡Y esto es imposible! ¡Claro! Por eso dicen que es imposible “evitar las relaciones sexuales”, porque constantemente podemos ser tentados hacia esto si vemos a alguien que nos atrae… Pero de lo dicho a lo hecho hay un trecho… e igual que me atrae una persona que veo por la calle, no significa que tenga que terminar manteniendo una relación íntima con ella, ¿o sí? Porque yo soy más que cuerpo…

Pues lo mismo le sucede a un puro sacerdote ayudado por el Espíritu… aquel que no se hizo sacerdote por Amor, cae… Pero el que se hizo por Amor a Dios y está guiado por Dios… ¡Resistirá toda tentación! Porque si confía en Él, nada le faltará…

 

¡No! El celibato no es una imposición, es simplemente lo que permite, gozando del Amor del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; poder estar disponible para todos los hijos de Dios, ¡para todos!, y no sólo o especialmente para los hijos que sean de tu carne…

 

Autor: Francisco Javier R. S.

¿Quién es María? –

Posted in ***** LA FE EXPLICADA - Leo J. Trese on mayo 23, 2009 by condiosdelante

________________________________________________________

IMPORTANTE: Libro completo de “La fe explicada” del Sacerdote Leo J. Trese en:

http://www.conoze.com/doc.php?doc=3349

________________________________________________

¿Quién es María?

El 25 de marzo celebramos el gran acontecimiento que llamamos «la Encarnación», el anuncio del Arcángel Gabriel a María de que Dios la había escogido para ser madre del Redentor.

El día de la Anunciación, Dios cubrió la infinita distancia que había entre El y nosotros.

Por un acto de su poder infinito, Dios hizo lo que a nuestra mente humana parece imposible: unió su propia naturaleza divina a una verdadera naturaleza humana, a un cuerpo y alma como el nuestro. Y, lo que nos deja aún más asombrados, de esta unión no resultó un ser con dos personalidades, la de Dios y la de hombre. Al contrario, las dos naturalezas se unieron en una sola Persona, la de Jesucristo, Dios y hombre.

Esta unión de lo divino y humano en una Persona es tan singular, tan especial, que no admite comparación con otras experiencias humanas, y, por lo tanto, está fuera de nuestra capacidad de comprensión. Como la Santísima Trinidad, es uno de los grandes misterios de nuestra fe, al que llamamos el misterio de la Encarnación.

En el Evangelio de San Juan leemos «Verbum caro factum est», que el Verbo se hizo carne, o sea, que la segunda Persona de la Santísima Trinidad, Dios Hijo, se encarnó, se hizo hombre. Esta unión de dos naturalezas en una sola Persona recibe un nombre especial, y se llama unión hipostática (del griego hipóstasis, que significa «lo que está debajo»).

Para dar al Redentor una naturaleza humana, Dios eligió a una doncella judía de quince años, llamada María, descendiente del gran rey David, que vivía oscuramente con sus padres en la aldea de Nazaret. María, bajo el impulso de la gracia, había ofrecido a Dios su virginidad, lo que formaba parte del designio divino sobre ella.

Era un nuevo ornato para el alma que había recibido una gracia mayor en su mismo comienzo. Cuando Dios creó el alma de María, en el instante mismo de su concepción en el seno de Ana, la eximió de la ley universal del pecado original. María recibió la herencia perdida por Adán. Desde el inicio de su ser, María estuvo unida a Dios. Ni por un momento se encontró bajo el dominio de Satán aquella cuyo Hijo le aplastaría la cabeza.

Aunque María había hecho lo que hoy llamaríamos voto de castidad perpetua, estaba prometida a un artesano llamado José. Hace dos mil años no había «mujeres independientes» ni «mujeres de carrera». En un mundo estrictamente masculino, cualquier muchacha honrada necesitaba un hombre que la tutelara y protegiera. Más aún, no entraba en el plan de Dios que, para ser madre de su Hijo, María tuviera que sufrir el estigma de las madres solteras. Y así, Dios, actuando discretamente por medio de su gracia, procuró que María tuviera un esposo.

El joven escogido por Dios para esposo de María y guardián de Jesús era, de por sí, un santo. El Evangelio nos lo describe diciendo, sencillamente, que era un «varón justo». El vocablo «justo» significa en su connotación hebrea un hombre lleno de toda virtud. Es el equivalente a nuestra palabra actual «santo».

No nos sorprende, pues, que José, al pedírselo los padres de María, aceptara gozosamente ser el esposo legal y verdadero de María, aunque conociera su promesa de virginidad y que el matrimonio nunca sería consumado. María permaneció virgen no sólo al dar a luz a Jesús, sino durante toda su vida. Cuando el Evangelio menciona «los hermanos y hermanas» de Jesús, tenemos que recordar que es una traducción al castellano de la traducción griega del original hebreo, y que allí estas palabras significan, sencillamente, «parientes consanguíneos», más o menos lo mismo que nuestra palabra «primos».

La aparición del ángel sucedió mientras permanecía con sus padres, antes de irse a vivir con José. El pecado vino al mundo por libre decisión de Adán; Dios quiso que la libre decisión de María trajera al mundo la salvación. Y el. Dios de cielos y tierra aguardaba el consentimiento de una muchacha.

Cuando, recibido el mensaje angélico, María inclinó la cabeza y dijo «Hágase en mí según tu palabra», Dios Espíritu Santo (a quien se atribuyen las obras de amor) engendró en el seno de María el cuerpo y alma de un niño al que Dios Hijo se unió en el mismo instante.

Por aceptar voluntariamente ser Madre del Redentor, y por participar libremente (¡y de un modo tan íntimo!) en su Pasión, María es aclamada por la Iglesia como Corredentora del género humano.

Es este momento trascendental de la aceptación de María y del comienzo de nuestra salvación el que conmemoramos cada vez que recitamos el Angelus.

Y no sorprende que Dios preservara el cuerpo del que tomó el suyo propio de la corrupción de la tumba. En el cuarto misterio glorioso del Rosario, y anualmente en la fiesta de la Asunción, celebramos el hecho que el cuerpo de María, después de la muerte, se reunió con su alma en el cielo.

Quizá algunos hayamos exclamado en momentos de trabajo excesivo: «Quisiera ser dos para poder atenderlo todo», y es una idea interesante que puede llevarnos a fantasear un poco, pero con provecho.

Imaginemos que yo pudiera ser dos, que tuviera dos cuerpos y dos almas y una sola personalidad, que sería yo. Ambos cuerpos trabajarían juntos armónicamente en cualquier tarea que me ocupara. Resultaría especialmente útil para transportar una escalera de mano o una mesa. Y las dos mentes se aplicarían juntas a solucionar cualquier problema que yo tuviera que afrontar, lo que `sería especialmente grato para resolver preocupaciones y tomar decisiones.

Es una idea total y claramente descabellada. Sabemos que en el plan de Dios sólo hay una naturaleza humana (cuerpo y alma) para cada persona humana (mi identidad consciente que me separa de cualquier otra persona). Pero esta fantasía quizá nos ayude a entender un poquito mejor la personalidad de Jesús. La unión hipostática, la unión de una naturaleza humana y una naturaleza divina en una Persona, Jesucristo, es un misterio de fe, lo que significa que no podemos comprenderlo del todo, pero eso no quiere decir que seamos incapaces de comprender nada.

Como segunda Persona de la Santísima Trinidad, Dios Hijo, Jesús existió por toda la eternidad. Y por toda la eternidad es engendrado en la mente del Padre. Luego, en un punto determinado del tiempo, Dios Hijo se unió en el seno de la Virgen María, no sólo a un cuerpo como el nuestro, sino a un cuerpo y a un alma, a una naturaleza humana completa. El resultado es una sola Persona, que actúa siempre en armonía, siempre unida, siempre como una sola identidad.

El Hijo de Dios no llevaba simplemente una naturaleza humana como un obrero lleva su carretilla. El Hijo de Dios, en y con su naturaleza humana, tenía (y tiene) una personalidad tan individida y singular como la tendríamos nosotros en y con las dos naturalezas humanas que, en nuestra fantasía, habíamos imaginado.

Jesús mostró claramente su dualidad de naturalezas al hacer, por una parte, lo que sólo Dios podría hacer, como, por su propio poder, resucitar muertos. Por otra parte, Jesús hizo las cosas más corrientes de los hombres, como comer, beber y dormir. Y téngase en cuenta que Jesús no hacía simplemente una apariencia de comer, beber, dormir y sufrir.

Cuando come es porque realmente tiene hambre; cuando duerme es porque realmente está fatigado; cuando sufre siente realmente el dolor.

Con igual claridad Jesús mostró la unidad de su personalidad. En todas sus acciones había una completa unidad de Persona. Por ejemplo, no dice al hijo de la viuda: «La parte de Mí que es divina te dice: ¡Levántate!». Jesús manda simplemente: «A ti lo digo:

¡Levántate!». En la Cruz, Jesús no dijo: «Mi naturaleza humana tiene sed», sino que clamó: «Tengo sed».

Puede que nada de lo que venimos diciendo nos ayude mucho a comprender las dos naturalezas de Cristo. En el mejor de los casos, será siempre un misterio. Pero, por lo menos, nos recordará al dirigirnos a María con su glorioso título de «Madre de Dios» que no estamos utilizando una imagen poética.

A veces, nuestros amigos acatólicos se escandalizan de lo que llaman «excesiva» glorificación de María. No tienen inconveniente en llamarla María la Madre de Cristo, pero antes morirían que llamarla Madre de Dios. Y, sin embargo, a no ser que nos dispongamos a negar la divinidad de Cristo (en cuyo caso dejaríamos de ser cristianos), no hay razones para distinguir entre «Madre de Cristo» y «Madre de Dios».

Una madre no es sólo madre del cuerpo físico de su hijo; es madre de la persona entera que lleva en su seno. La completa Persona. concebida por María es Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre. El Niño que hace casi veinte siglos parió en el establo de Belén tenía, en cierto modo, a Dios como Padre dos veces: la segunda Persona de la Santísima Trinidad tiene a Dios como Padre por toda la eternidad. Jesucristo tuvo a Dios como Padre también cuando, en la Anunciación, el Espíritu Santo engendró un Niño en el seno de María.

Cualquiera que tenga un amigo amante de los perros sabe la verdad que hay en el dicho inglés «si me amas, ama a mi perro», lo que puede parecer tonto a nuestra mentalidad.

Pero estoy seguro que cualquier hombre o mujer suscribiría la afirmación, «si me amas, ama a mi madre».

¿Cómo puede, entonces, afirmar alguien que ama a Jesucristo verdaderamente si no ama también a su Madre? Los que objetan que el honor dado a María se detrae del debido a Dios; los que critican que los católicos «añaden» una segunda mediación «al único Mediador entre Dios y hombre, Jesucristo Dios encarnado», muestran lo poco que han comprendido la verdadera humanidad de Jesucristo. Porque Jesús ama a María no con el mero amor imparcial que tiene Dios por todas las almas, no con el amor especial que tiene por las almas santas; Jesús ama a María con el amor humano perfecto que sólo el Hombre Perfecto puede tener por una Madre perfecta. Quien empequeñece a María no presta un servicio a Jesús. Al contrario, quien rebaja el honor de María reduciéndola al nivel de «una buena mujer», rebaja el honor de Dios en una de sus más nobles obras de amor y misericordia.